UN CHAMPAGNE DE ORO

champagne dom perignon

Cuenta la leyenda que cuando Dom Pérignon descubrió la forma de dar con ese vino espumoso que luego se conocería como Champagne, gritó eufórico a su alrededor: “¡Venid deprisa! Estoy saboreando las estrellas”. Una hermosa definición que, más de tres siglos después, le viene como anillo al dedo a los deliciosos caldos que salen de la Maison Louis Roederer ; prestigiosa empresa familiar que acaba de ser galardonada con diez medallas de oro en la Tercera Edición de The Champagne & Sparkling Wine World Championship, celebrada estos días. Un reconocimiento que convierte a la casa francesa en la más premiada de la competición internacional más prestigiosa del mundo, en cuanto a espumosos se refiere.

La historia de la familia Louis Roederer tiene el aroma burbujeante de una copa de champagne recién servida. Sus ingredientes son comunes a todo relato épico: El espíritu visionario del heredero que da nombre a la Maison, al comprar quince hectáreas en el Grand Cru de Verzenay, en una época en que la uva apenas tenía valor; la paciencia y dedicación para sacar adelante sus viñedos confiando en la calidad de la tierra como única garantía de un producto excepcional… En definitiva, la lucha de un hombre por perseguir su sueño e imprimir su visión a las generaciones venideras.

champagne brut

El de los Roederer es también un relato de lujo y ambición, que les llevó a viajar por el mundo y a sentarse a la mesa del mismísimo Zar Alejandro II, para quien crearían en 1876 un champagne único al que bautizarían comoCristal, todo un referente de distinción y elegancia en el mundo de los vinos espumosos.

Gamme_roederer_630_dig

Si el champagne fuese un vestido, podemos imaginarlo como una atrevida mezcla de gusto y descoque. Un aire festivo que se encargó de realzar Camille Olry Roederer, viuda del heredero legítimo al negocio del vino y la primera mujer en tomar las riendas de la empresa en 1933. Vitalista, enérgica, amante empedernida de las carreras de caballos… Camille supo dar el impulso definitivo a una marca cuyo reinado se extiende hasta nuestros días.

El placer de saborear un Louis Roederer sólo puede ser completo si se hace con la compañía adecuada. En Marissa Agencia de Escorts  puedes elegir a la partenaire que más te guste, descorchar un buen champagne y prepararte para saborear las estrellas.