POKEMON GO O EL PLACER DE CAZAR

pokemon_go-2

La fiebre por capturar a estos pequeños monstruos de bolsillo no deja de crecer en todo el mundo. Una locura colectiva en la que Madrid ha ingresado su nombre con letras de oro, batiendo el récord de concentración de jugadores: Un total de 3.000 entrenadores se dieron cita en la macro PokeQuedada de la Plaza del Sol, el pasado jueves.

Ni las altas temperaturas ni la desolación que invade a la capital en esos días entre julio y agosto, impidieron que Madrid superase el hito logrado por Sydney, donde unas 2.000 personas se concentraron para buscar Pokémons  al mismo tiempo.

Un récord mundial que se fraguó rodeado de polémica ya que, en un primer momento, los organizadores del evento –Madrid Distinto y Fever – pensaron en el Parque del Retiro para celebrar la cacería. Algo que no contó con la aprobación del consistorio madrileño, proponiendo la céntrica plaza como lugar de reunión para los miles de entrenadores de estas criaturas virtuales.

Así, Madrid va sumando puntos para convertirse en la capital mundial de Pokémon. Algo que sin duda, llamará la atención de Niantic Labs -compañía en la que participa Nintendo  y fundadora del juego-, y que puede traer a la ciudad el primer evento con un Pokémon Legendario. Es decir, aquellos que por su carácter mítico y poder, son muy difíciles de encontrar.

Algo parecido pasa con las escorts de Marissa: Mujeres cuya belleza y estilo las hace tan deseables como difíciles de hallar. Porque entrar en el mundo de Marissa Agencia es como consagrar tu vida a la  búsqueda de esos Pokémons Legendarios: seres cuya excepcional energía los hace únicos y -casi- inalcanzables.

La sensación de capturar a Mewtwo , Deoxys  o Zygarde  es equiparable a la de estar a solas con Valeria , Andrea o Mireia. Ese placer indescriptible que sólo nos depara el encuentro con lo verdaderamente bello. Con aquello que nos salva de la rutina y hace de nuestras vidas algo digno de ser vivido.

Pero también hay una diferencia respecto al mundo de Pokémon Go: En Marissa no tienes que ir a la deriva, esperando que uno de estos monstruitos salten donde menos los esperas. Aquí las reglas del juego son bien distintas: Si fuesemos una aplicación, bastaría con abrir el mapa de España y verías marcado en rojo Valencia, Madrid, Barcelona e Ibiza. Las escort no están hechas de bits; sino de carne y hueso. Y encontrarlas es tan fácil como mirar en el catálogo de la agencia.

Bien pensado, no sería tan mala idea: ¿Podría Marissa competir con Pokémon?