OH! YOU PRETTY THINGS!

La inmortal canción de David Bowie  nos sirve para titular esta entrada sobre un tema que nos pierde: ¡Zapatos! El objeto más fetichista de cuantos visten a una mujer y sin duda, una delicada obra de arte, para los amantes de lo bello. Mágicos como los zapatos rojos del cuento de Andersen o el zapatito de Cenicienta, olvidado en las escaleras de palacio; caprichosos como los que calzaba María Antonieta, en su corte de los excesos o urbanitas, como los que compraba la inolvidable Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York. Todos ellos tienen algo en común: Más que un accesorio son un símbolo, que irradia feminidad por donde pisan.

zapatos_christian_louboutin_coleccion_otono_invierno_2016

Colección Otoño-Invierno Christian Louboutin 2016-2017

 

Uno de los magos más versado en estas artes es el parisino Christian Louboutin , quien acaba de presentar su última colección de Otoño-Invierno 2016. En Marissa sentimos debilidad por los stilletos de suela roja del maestro francés y al ver su último disparo de creatividad no hemos podido resistirnos a escribir sobre ello.

goubourdin_photo_

Fotografía de Guy Bourdin para publicidad de Charles Jourdan (1979)

 

Una colección inspirada en la imaginería del legendario Guy Bourdin  (París, 1928-1991); fotógrafo que supo imponer una estética surrealista durante los 70 y 80, habitada por mujeres enigmáticas en planos multicolor, con una obsesión omnipresente: Zapatos. El erotismo retorcido de su obra ha servido a Louboutin para dar a luz a unos diseños que también son deudores de las noches parisinas en la disco Le Palace, el glam del primer Bowie y el espíritu de libertad de una época donde la actitud era esencial para construir el relato de una vida. Y es precisamente actitud lo que derrochan estos zapatos: Mucho glitter, alturas que desafían la gravedad y descaro en las formas, para mujeres libres y sexys.

Erotismo Desenfrenado

Y es que Louboutin sabe como poner el punto justo de erotismo a cada una de sus creaciones, deleitando a las mujeres y poniendo a trabajar las glándulas salivares de los hombres.

Quizás la cima de la hipersexualización en el calzado la encontramos en su colección Fetish , promocionada por una serie de fotos del director David Lynch, donde modelos desnudas calzaban tacones desproporcionados, aberrantes en su singular belleza, oscuros y lúbricos. Porque unos zapatos extremos son también un símbolo de poder y seducción, un talismán para el deseo -más allá de los géneros- y una proyección de la personalidad y el estatus de quien los lleva.

La última aportación de Christian Louboutin es otra muestra de su personal visión sobre un mundo -el del calzado femenino- que oscila entre el placer y el dolor. ¿No es eso, acaso, la propia vida?

louboutin_davidlynch_fetish

Uno de los diseños de Louboutin para Fetish (2007). Fotografía de David Lynch