ALTA COSTURA Y FETICHISMO: UN ROMANCE ETERNO

helmutnewton_desnudas

Si sois habituales de este blog y nos seguís en la cuenta oficial de @marissaclass en Twitter, ya sabréis que somos una agencia diferente. Nos interesa el sexo y el erotismo, por supuesto; pero la moda, el lujo y las tendencias también forman parte de nuestra paleta de intereses. Porque en Marissa creemos que todo suma, y que la belleza es un edificio con muchas habitaciones, siempre abiertas para los espíritus sensibles.

Permanentemente alertas, nos trasladamos hasta la Semana de la Moda de París para dejarnos seducir por los diseños y la creatividad de las más reputadas Maisons del mundo. El sexto día fue el elegido para firmas como Balenciaga, Céline, Valentino, Galliano y Givenchy que, desfilando con apenas media hora de diferencia, dieron lugar a una de las jornadas más hiperactivas de la semana de la moda parisina.

Fue precisamente Balenciaga, con Denma Gvasalia como director creativo de la Maison, el que nos inspiró este post, con una colección que explora de forma única la relación entre alta costura y fetichismo: Charol, látex, cuero y spandex son los tejidos principales que ha usado este enfant terrible de la industria, en su busca de materiales que se acoplan de manera especial a la figura femenina y la resaltan, creando sensaciones sugerentes en su contacto con la piel que las viste.

El fetichismo y la moda son antiguos compañeros de cama y, en gran medida, no se puede entender uno sin la otra y viceversa. A la hora de ahondar en ese lascivo mestizaje nos viene un nombre a la cabeza como un resorte: Helmut Newton. Uno de los fotógrafos más importante del siglo XX y referente indiscutible del erotismo en el arte. Newton supo plasmar como nadie el poder sugestivo, la fuerza y el poder del cuerpo femenino, transmitiendo un mensaje de seguridad y autoafirmación, inoxidable.

Sería largo hablar de las grandezas de este artista y su obra, por eso en Marissa -y a tenor del del título de nuestro post- nos quedamos con una fotografía que resume como pocas el encuentro entre moda y fetichismo.

helmut_newton_le_smoking_1

Le Smoking, Helmut Newton, VOGUE París 1975

Los artífices: Yves Saint Laurent y Helmut Newton. El primero, responsable de introducir Le Smoking como prenda fetichista, robada del guardarropas masculino para convertirse en una polémica afirmación de feminidad. Una explosión erótica, donde la sexualidad no se expone en la piel desnuda, sino que permanece latente bajo los contornos afilados de un traje perfectamente cortado.

El segundo, culpable de hacer de este smoking un icono universal, jugando con la belleza andrógina y el misterio. La imagen fue un encargo de VOGUE París, del año 75 y tuvo lugar en una estrecha calle de la Ciudad de la Luz: La rue Aubriot, donde el fotógrafo había pasado catorce años de su vida. Para realizar la sesión, Vibeke Knudsen fue la modelo elegida, encarnando con gelidez el ideal dandy; una figura decimonónica que en palabras de Baudelaire “no tenía otra profesión que la elegancia”. El resultado de la sesión refuerza esta definición del poeta: Una mujer masculina, andrógina, fumando un cigarrillo en una solitaria calle de París, por la noche. La cámara juguetona de Newton juega con nosotros, convirtiendo una imagen llena de referentes masculinos en una explosión de feminidad, donde todo está oculto… por descubrir.

Le Smoking supone además una rara excepción en la obra de Helmut Newton, con tendencia a desnudar a las mujeres ante su irónico objetivo. De hecho, no debió quedar del todo conforme con el resultado, puesto que existe una segunda foto de esa misma sesión, casi idéntica a la anterior, pero con otra mujer totalmente desnuda, calzando unos altísimo tacones como única prenda. Con ambas en el encuadre, tenemos el contrapunto perfecto para una eclosión de sensualidad, dejando patente que fetichismo y moda son dos caras de la misma moneda.

helmut_newton_le_smoking_2

Le Smoking, Helmut Newton, VOGUE París 1975