¿Por qué 50 Sombras de Grey arrasa? Claves de un éxito arrollador

No importa que no hayas leído una sola línea de la trilogía de E. L. James o que seas de los que prefirió entrar a La La Land en lugar de sacar entradas para 50 Sombras Más Oscuras , la segunda entrega de su versión cinematográfica, que se estrena estos días en medio mundo. El caso es que si, a estas alturas, aún no sabes quién es el amo Grey y su Habitación Roja del Dolor, debes de haber estado bajo una roca en los últimos años.

El éxito sin precedentes de esta novela erótica ha hecho saltar las alarmas de analistas en un intento por discernir cuáles son las claves para haber llegado donde otros no pudieron. Hoy en Marissa, nos ponemos el traje de psicosociólogos sexuales y te damos algunas pistas:

 

Porno para Mamás… ¿o para casados?

Casi desde su publicación no tardaron en colgarle esa etiqueta a la obra de Erika Leonard: ‘Porno para mamás’. Algo que no sabemos si le ha perjudicado o, por el contrario, ha servido como reclamo para encontrar a una parte esencial de su target. Lo cierto es que tras el envoltorio BDSM, las escenas de sexo explícito y el kit del ‘perfecto dominador’ que vendían con la trilogía, la obra esconde un trasfondo mucho más convencional de lo que se aprecia a simple vista.

Así, entre Grey y Anastasia se firma un contrato sexual en el que establecen las condiciones de su relación, así como las prácticas a las que tendrán que someterse ambos, sin rechistar. En dicho contrato, se acuerda  la monogamia, más relacionada con la persecución del placer que con las normas y obligaciones cotidianas que suele acarrear.

¿No es acaso este contrato una metáfora del matrimonio? La propia autora, es una mujer entrada en sus 50 años, que trabajó un tiempo como productora televisiva, casada desde hace más de dos décadas y madre de dos hijos. Un perfil que encaja a la perfección con su público mayoritario: Amas de casa que, en algún momento del camino, aplazaron sus objetivos profesionales para formar una familia.

Quizás el mensaje subterráneo -o no tanto- de la obra sea: “Reaviva esa pasión con la que empezaste. El matrimonio es un terreno donde todo vale, si los dos quieren”.

No en vano, en EEUU la publicación del libro coincidió con la puesta en marcha de talleres para parejas que querían iniciarse en las prácticas del codiciado Grey.

50-shades

 

Erotismo: Tienes nombre de mujer.

Alguien dijo en una ocasión que el porno es para los hombres como el McDonald del sexo: Entras, eliges tu menú y lo devoras lo más rápidamente posible, para saciarte sin mucho esfuerzo. Cierto o no, tenemos que admitir que las mujeres son más cerebrales que ellos, en cuanto a sexo se refiere. Algo que ya han advertido directoras como Erika Lust , que han puesto de moda el porno para chicas, con gran éxito de crítica y público. Aunque cada año las listas publicadas por portales porno como PornHub nos recuerdan que las mujeres también consumen porno -y mucho-, lo cierto es que el erotismo triunfa más entre el sector femenino.

En este aspecto, las 50 Sombras cumplen con el A,B,C del relato erótico perfecto: Chica inocente y virginal, vendedora en una ferretería, conoce a joven atractivo multimillonario, enigmático y triunfador, que le promete un mundo de aventuras hasta entonces inimaginables. Salir de la rutina con una buena coartada sexual de fondo igual a éxito asegurado.

Una identidad vacía.

Anastasia es el personaje más neutro de la historia de la literatura. Carece de atributos, positivos o negativos. Y aunque a priori pueda parecer un error en la construcción narrativa de la obra, se trata de un acierto: Su total neutralidad la hace absolutamente identificable con cualquiera que se tope con ella. Todas somos Anastasia, de la misma forma que podemos afirmar lo contrario. En cambio Grey aparece meticulosamente detallado, hasta en los más sutiles recovecos del personaje. E. L. James juega aquí sobre seguro: Preséntales al príncipe azul. La princesa está al otro lado, leyendo la historia.

GIF

 

Cuestión de estilo.

Aunque una buena parte de la crítica se ha cebado con la obra, no podemos regatearle a su autora la capacidad de construir un relato que ha conseguido cautivar a millones de lectores en todo el mundo. Aunque partiendo de un estilo simple, ha sabido conjugar las piezas del rompecabezas erótico: Perfectas descripciones, ambientes sugerentes, sexo y fantasías en el justo equilibrio, personajes moldeables y una legión de lectoras deseosas por romper con su rutina, mientras devoraban uno a uno cada capítulo.

1483440086_890618_1483441553_sumario_normal

The Marketing, stupid!

Parafraseando la mítica respuesta de Bill Clinton en la campaña electoral del 92, el marketing tiene buena parte de culpa en el éxito apabullante de las 50 Sombras de Grey, tanto en su versión literaria como cinematográfica. O si no, ¿conocéis muchos libros que se vendan con un pack erótico con esposas incluidas? Por un módico precio, el lector podía agenciarse de una elegante caja con un par de esposas, máscara de satén, un plumín y unas socorridas bolas chinas. Eso sí que es lectura interactiva.

En Marissa apostamos por las fantasías, pero recordándote que siempre puedes hacerlas realidad. De esa parte de la ecuación, ya nos ocupamos nosotras.