Escorts, prostitutas y putas. ¿Qué las diferencian?

Considerar que palabras como puta -prostituta- o escort son sinónimas es como decir que un Dry Martini y el alcohol metílico son la misma cosa. Aunque puedan tener rasgos en común, lo cierto es que ambos conceptos designan realidades bien distintas. Al empeño de intentar aclarar qué las diferencia emplearemos nuestro Blog de hoy.

Una historia de Putas

(…) si de otras tales putas me pagare,

porque las putas graves son costosas,

y las putillas viles, afrentosas.

Francisco de Quevedo

En estos casos suele ser recomendable empezar por el principio: La RAE define Prostitución como la “Actividad de quien mantiene relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero”. Ahondando aún más en sus raíces etimológicas, descubrimos que el término proviene del latín prostitutio, derivado a su vez de prostituere, cuyo significado equivale a “exhibir para la venta”. De ahí el uso de ‘prostituta/o’ en nuestros días.

Un término que suele emplearse, como sabemos, para designar un ofrecimiento sexual a cambio de una compensación económica; sin que exista implicación emocional o afectiva de por medio. Pero que en la jerga popular también suele utilizarse de forma peyorativa, para designar ciertas actitudes reprobables o simplemente con el ánimo de ofender, dado el matiz mercantilista que lleva implícito. Por ello, las personas que ejercen la prostitución prefieren que no se les designe como putas; optando por el término prostituta como el más idóneo para designar su oficio. Y eso que a lo largo de la historia, varios han sido los nombres que la sociedad ha puesto a estas profesionales: Ramera, cortesana, meretriz, buscona, fulana, furcia, pupila… son tan sólo algunos de los ejemplos más conocidos en castellano.

Así, vemos como la propia etimología de la palabra ya nos da muestras del estigma social que soportan las putas o prostitutas. Algo que apenas ha variado en las sociedades humanas desde que el mundo es mundo. Si bien, cabe recordar que parte de este estigma se debe a la -con frecuencia- turbia atmósfera que envuelve el negocio de la prostitución: Proxenetas, trata de blancas, drogas… han sido elementos que -tristemente- se han visto relacionados con las personas que ejercen este oficio.

Entonces, ¿qué hay de las Escorts?

‘Escort’ es una palabra inglesa que significa “acompañante”. Y ahí radica la principal diferencia entre ambos términos: Mientras que una prostituta sólo realiza servicios sexuales, las escorts ofrecen un abanico de posibilidades mucho más amplio -y complejo-. Una escort puede ser la acompañante perfecta para cenas de negocios, fiestas, eventos de élite, celebraciones, etc. Las escorts también pueden ejercer el rol de novia o esposa (también conocido como GFE o Girlfriend Experience), si la ocasión lo requiere. Y además, suelen tener otras habilidades, como ejercer de Personal Shopper o ser expertas masajeadoras en la intimidad. Y por supuesto, una escort también puede ofrecer servicios sexuales.

Ahora bien, en este aspecto cabe hacer una matización. Cuando alguien acude a una escort, no lo hace exclusivamente para buscar una gratificación sexual -para eso, como ya hemos visto, podría solicitar los servicios de una prostituta-. Querer salir con una escort es apostar por la compañía de alguien que además de un físico espectacular cuenta con otros muchos requisitos: Formación académica, un alto nivel intelectual, perfecto manejo del protocolo en todas las situaciones, idiomas, elegancia, estilo…

Otro de los rasgos que definen a una escort es la frecuencia con la que mantiene sus citas. Una buena acompañante de lujo es aquella que destila un trato natural, como lo podría tener una amiga especial o una pareja. No tiene una actitud ‘profesional’, puesto que no se dedica profesionalmente a ello: Las escorts suelen alternar sus citas con otras actividades, como pueden ser el trabajo o los estudios. Y -muy importante- conceden citas porque quieren, les apetece y se sienten libres de hacerlo.

Confiamos en que tras leer este artículo hayamos contribuido a aclararte un poco mejor las diferencias entre una prostituta y una escort.

Si estás interesado en tener una cita con una escort de lujo en ciudades como Valencia, Madrid, Barcelona o Ibiza, en Marissa podemos asesorarte.