S.O.S.: La Falta de Sexo es perjudicial para la salud

De la misma forma que las autoridades sanitarias, con la OMS a la cabeza, han puesto manos a la obra para alertar a la población sobre los riesgos de ciertas conductas para la salud humana (tabaquismo, vida sedentaria, etc.), no estaría de más hacer lo mismo sobre el sexo. O más bien, sobre la falta del mismo y los riesgos que puede acarrear a nuestro organismo. Y no es un tema baladí, ya que según con el prestigioso portal Medical Daily, la abstención sexual puede traer consecuencias -y muy graves- para la salud mental, emocional y física de los hombres y mujeres. Hoy en Marissa os contamos cuáles son algunos de estos efectos asociados a la falta de sexo:

  1. El Deseo Sexual cotiza a la baja

“Mientras más comes, más quieres” reza un sabio proverbio castellano. Con el sexo pasa lo mismo, lo cual también se puede entender a la inversa: “Cuantos menos sexo tienes, menos necesitas”. La frecuencia de nuestras relaciones es directamente proporcional al deseo que generamos. Un perverso círculo vicioso del que es difícil salir.

  1. Autoestima, ¿qué era eso?

No hace falta ser un sesudo científico especializado en relaciones sexuales humanas para advertir este hecho: Una temporada sin sexo puede tener efectos devastadores sobre nuestro autoestima, llegando incluso a conducirnos a la depresión. Según ciertos estudios, esta relación entre sexo y autoestima estaría relacionada con la producción de semén en los hombres. Y es que se cree que este líquido tiene propiedades antidepresivas.

  1. 3. Mientras más sexo, más inteligencia

Una anécdota ya legendaria en Hollywood asegura que fumando el cigarrillo de después, se encontraban nada más y nada menos que Albert Einstein y Marilyn Monroe, en la misma cama. “Si tuviésemos un hijo, sacaría tu cerebro y mi belleza”, dijo la ambición rubia. Más allá de la leyenda, un reciente estudio realizado en 2013 afirma que las relaciones sexuales favorecen la creación de nuevas neuronas en el cerebro, mejorando la función cognitiva. Además de estos beneficios, se cree que una mayor frecuencia en el sexo favorece el desarrollo del hipocampo, lo que ayuda a prevenir enfermedades tan graves como la demencia.

  1. Menos sexo, más débiles.

La clave está en la saliva del ser humano, una de las grandes protagonistas durante el coito. Este líquido, tanto como los revestimientos de mucosa que lo segregan, contienen un alto nivel de antígeno, llamado inmunoglobulina A, lo que actúa como barrera natural contra enfermedades víricas como la gripe y los temidos resfriados.

Según recientes investigaciones, las personas con más sexo en sus vidas presentan unos mayores niveles de esta sustancia en su organismo, por lo que tienen un sistema inmune más protegido.

  1. La falta de sexo genera impotencia

Este podría ser el eslogan que acompañase a las cajas de preservativos. Y es que a la larga, una prolongada abstinencia sexual puede acarrear problemas de erección en los hombres. Según un estudio publicado en la revista American Journal of Medicine, aquellos hombres que sólo practican sexo una vez por semana tienen más probabilidades de desarrollar disfunción eréctil.

  1. Estrés al poder

En la sociedad de la información el estrés amenaza con convertirse en uno de los grandes males de nuestro tiempo. Responsable directo del aumento de la presión sanguínea y de enfermedades coronarias, además de ser uno de los elementos más presentes en la vida de las personas sin sexo. El consejo de los expertos está claro: Más sexo, menos estrés.

Y como en Marissa miramos por tu salud, queremos que estas Navidades llegues pletórico a fin de año. Por eso te recomendamos que practiques sexo de la mejor calidad con las mujeres más espectaculares. Algo que no solo resulta muy placentero, sino que es un seguro de vida.

¡Felices fiestas!